Paso 1 de una crianza exitosa:
¡Atención al nacer, al detalle!

Atención al nacer, al detalle

¿Cuántos partos de terneros ha atendido hasta la fecha? ¿Es posible que sean cientos? ¿El proceso de alumbramiento se ha convertido en una rutina? Probablemente responderá No. Cada parto es único, al fin y al cabo, y exige su total atención tanto para la vaca como para el ternero. ¿Su método sigue cumpliendo todas las condiciones de cuidados e higiene? Compárelo con este protocolo como primer paso vital en el proceso de cría.

1.  Establo para el parto   

  • A la hora de diseñar el establo para el parto, elija un lugar cómodo para usted y confortable e higiénico para la vaca y el ternero.
  • El promedio de corrales para parto es del 3 por ciento del número total de vacas lecheras; es decir, 3 corrales por cada 100 vacas.
  • El tamaño indicado del corral es de 8 a 20 m2.
  • Asegúrese de que sea un sitio donde pueda controlar fácilmente a la vaca.
  • El corral debe tener accesos para un tractor o una cargadora. De este modo podrá mover una vaca enferma si es preciso, o bien para limpiar el corral de parto.
  • ¡Evite el estrés! La vaca dará a luz con más facilidad si se mantiene en contacto con el resto del grupo. Si el establo para el parto está totalmente aislado, lleve la vaca hasta allí unos días antes del parto para que se vaya acostumbrando al lugar.

Vídeo: El establo para el parto en la granja lechera de Hoving

 2. Higiene en el corral de partos

  • Es esencial mantener una buena ventilación y un ambiente fresco.
  • El corral del parto deberá estar seco, limpio y desinfectado, con un lecho de paja fresca.
  • Póngase ropa y botas limpias antes de acceder al corral. 
  • Lleve agua potable fresca y limpia y un buen suministro de alimento.

3. Limpieza de los cuartos traseros de la vaca

  • El parto siempre conlleva un riesgo de infección. Preste especial atención a la higiene.
  • Empiece limpiando bien y desinfectando los cuartos traseros de la vaca.
  • De esta manera se evitan infecciones en el ternero, así como la excreción y la infección del útero, y la retención de la placenta.
  • Asegúrese también de desinfectar el material, por la misma razón.

4. Nacimiento del ternero

  • Nada más nacer el ternero, compruebe que respira.
  • Si respira correctamente, aparte el ternero de la vaca inmediatamente. De este modo se minimiza el riesgo de infección a través del estiércol (incluida la paratuberculosis), especialmente si la salubridad de la granja no es óptima.
  • Además, permitir que la vaca lama al ternero supone más tiempo y esfuerzo.

Si prefiere que la vaca seque al ternero lamiéndolo, túmbelo delante de la vaca, preferiblemente separado por una bandeja de comida. Sea cual sea la situación, evite el riesgo de que el ternero ingiera estiércol en la medida de lo posible.

5. Secado del ternero

  • Frote al ternero vigorosamente con paja para secarlo (o deje que la vaca lo seque lamiéndolo).
  • Así estimulará el proceso de respiración y la circulación de la sangre, lo cual ayuda a que el ternero se ponga en pie rápidamente. La mayoría de los terneros consigue ponerse de pie entre 60 y 90 minutos después del alumbramiento.
  • Secarlos con paja estimula también la primera evacuación de heces y orina, y ayuda a prevenir su enfriamiento.

6. Desinfección del ombligo

Desinfecte el ombligo con tintura de yodo (en una solución de yodo al 10%). Asegúrese de tener las manos limpias y de no derramar tintura de yodo en el ombligo.

7. Corral/habitáculo individual

  • Aloje al ternero en un corral o habitáculo individual bien limpio y desinfectado con paja limpia.
  • Los corrales móviles son más fáciles de limpiar.
  • Asegúrese de contar con muchos corrales individuales en comparación con el número de terneros, para que puedan estar vacíos durante un tiempo. De este modo se garantiza una higiene óptima.

8. Calostro en una hora

  • A la hora del nacimiento, administre al ternero con 4 litros de calostro de calidad controlada.
  • El ternero suele estar preparado para beber de una botella con tetilla poco después del nacimiento.

9. Enjuague de los cuartos traseros y la vulva

  • Enjuague los cuartos traseros y la vulva de la vaca con agua fría para reducir una posible hinchazón.
  • Deje a la vaca descansar durante unos 5 o 10 minutos y luego haga que se ponga en pie. De este modo, el útero volverá a su posición y se liberarán vasos sanguíneos y nervios bloqueados.
  • Si la vaca continúa haciendo esfuerzos, compruebe si hay un segundo ternero (si no lo hay, la vaca podrá ponerse de pie inmediatamente). La placenta debe expulsarse en un máximo de 6 horas. Si no es así, avise a un veterinario.

10. Suministro de bebida energética

Tras el parto, es importante que la vaca reponga los líquidos y minerales que ha perdido. Haga que tome una bebida energética, como Reviva, inmediatamente después del parto. De este modo se establece un buen equilibrio de energía e ingesta de forraje para la vaca.

 

 

¿Tiene dudas sobre los cuidados en el nacimiento de su granja?

¿Está pensando en renovar los corrales para sus terneros y le interesaría recibir asesoramiento? ¿Quiere saber más sobre riesgos sanitarios en el parto? ¡Pregunte a [nombre] o al especialista de Sprayfo de su región!

Asesoramiento directo